Contact us +34 646 808 942

  • es
  • en

Porque un logotipo no es un dibujito

Por carinastinga el en comunicación visual
4

Todos los diseñadores en algún momento nos hemos encontrado con la situación de tener que argumentar aquello que hacemos y el coste que pedimos por ello. Hoy decidí crear un post para eso, así en el futuro, solo envío el link adjunto al presupuesto.

Un logotipo es, entre los materiales que salen de la galera de un diseñador, de los elementos más difíciles de diseñar. ¿Por qué es así? Porque tiene que servir en muchos sitios, adaptarse a diferentes tamaños, convivir con el resto del mundo y porque un buen logotipo puede durar 20 años sin que pase el tiempo.

¿Cómo se logra eso con un simple dibujito?

Es imposible que un dibujito cumpla los requerimientos de un logotipo.

Os enuncio las características de un logotipo y en qué consiste el proceso de creación:

logotipo post
  1. Está pensado:

    Pensar hoy día es de las actividades que más escasean, porque requiere invertir tiempo y de tiempo, según he oído, todos tenemos poco.

    Un logotipo necesita nacer de una investigación previa que determinará qué tipo de producto o servicio estoy vendiendo, a qué público me dirijo, cuál es mi competencia, en qué contextos existirá.

    Esta investigación previa es el mapa de situación, nos permite saber dónde va a existir este logotipo y con quiénes interactuará.

 

  1. Tiene un concepto

    Quiere transmitir una idea. Sin una idea, es un dibujito, con una idea que lo sostenga detrás, es un logotipo.

    El concepto nace de la investigación del punto 1. A veces posicionas el concepto de acuerdo a los espacios en la comunicación que ha dejado la competencia. Otras veces lo orientas al público porque quieres que el receptor de ese producto o servicio conecte directamente por allí.

    En todo caso la idea nacerá del proyecto en sí, pero también de los ecosistemas visuales con los que convivirá y del posicionamiento frente a esos otros logotipos.

 

  1. Su forma no es arbitraria

    En la Universidad tenemos una materia que se llama morfologia, cuya duración es anual y se cursa 2 años, por algo será, no?

    Evidentemente el trabajo formal es el kit de la cuestión a la hora de crear un logo.

    Un logotipo debe funcionar a 1 color, aguantar reducciones y seguir leyéndose, así como funcionar en grandes espacios sin quedar soso.

    Al diseñar un logotipo piensas que se aplicará en un boli de regalo en donde se imprime con técnica de serigrafía (una técnica de impresión con poca definición) y a su vez que con el puedas llenar una banderola en un evento.

    Un logotipo debe aguantar todo eso, sino es un dibujito.

 

  1. Un logotipo puede durar 20 años sin envejecer

    Este tip que te paso es el que demuestra la solidez del logotipo (y del diseñador que lo provee).

    Al diseñar un logotipo, deben quedar fuera las tendencias visuales. Un logotipo necesita durar en el tiempo. De las inversiones en diseño visual, es la que más amortizarás. Será tu carta de presentación. Debes tener en cuenta, a su vez, que empezará a ser conocido cuando tú te empieces a aburrir de él. Por eso es importante que lo dejes durar y no lo descartes pronto. Un logotipo necesita vivir 10-15 años para empezar a ser conocido.

 

  1. Te emocionas al verlo por primera vez

    Aquí es donde tendrás más claro que un logotipo no es un dibujito y que has dado con un diseñador pata negra (los que aportan valor).

    El proceso de diseño de un logotipo se hace en paralelo a tu proceso mental de creación de tu proyecto. Tendrás que explicar tu proyecto y hacer visible tu trabajo y tu investigación. Eso te permitirá definir tu idea de negocio y el proyecto en sí.

    El diseñador es un acompañante (casi terapéutico en este camino). Ha creado ya otros logotipos y ha dado vida a proyectos que, como el tuyo, han nacido de la ilusión de alguien que se ha propuesto hacer algo diferente y que va a invertir su tiempo y su dinero en llevar adelante esta idea.

    Si tienes la suerte de topar con un diseñador que le dedica tiempo a los proyectos, que no tira por el camino fácil de la solución visual y bonita y que, además, tiene un poco de psicólogo y de coach, entonces el proceso de creacion del logotipo te permitirá hacer que el proyecto se haga realidad, no sólo en papel, sino dentro tuyo, en las convicciones más profundas.

Un diseñador pata negra hace esta magia.

Hemos dado vida a los siguientes proyectos de pequeños emprendedores. En cada caso la expresión de ilusión y alegría al ver por primera vez el logotipo que hemos planteado, ha sido la mejor paga por el tiempo invertido.

Después de 20 años moviéndome en el mundo del diseño gráfico y la comunicación visual, he aprendido que los diseñadores tenemos mucho por aportar al mundo de la empresa y no es solo un logo bonito. Pensamos diferente, replanteamos el mundo, vamos por libres, estamos conectados con nuestro lado creativo. Tenemos activos que pueden utilizarse y aplicarse en el dia a dia empresarial. He aprendido a ser coach de emprendedores y a situar su estrategia comercial. Soy una profesional 2.0, que trabaja con la fórmula WOD (work on demand), montando equipos cuando los proyectos lo necesitan ya que cuento con mi propia red de networking profesional, por eso puedo ofrecer un precio competitivo para un servicio de altísima calidad.

Y tú, eres un emprendedor 2.0?

Carina Stinga / Comunicación y estrategia visual

outsourcing

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR