Cuando decidimos empezar un proyecto de emprendeduría probablemente “queramos una web”. Forma parte de nuestro plan de marketing y es un must have imprescindible hoy dia.

Así y todo, definir el contenido que tendrá esa web, significará definir la idea central de mi proyecto. Y no solo eso. Muchas veces también significará que tendré que hacer foco y simplificar.

Esto de simplificar es de lo más dificil que hay. Porque todos queremos en el fondo decir que lo hacemos todo, pasa así poder pillar tema por un costado o por otro. Pero eso ya no sirve como estrategia comercial. Antes de diseñar hay que pensar. Os detallo las fases de creación conceptual de una web.

 

1.- Lo que ofrezco es mi mensaje central

Hoy te defines y te especializas o tu mensaje es demasiado vago como para destacar. La apuesta por definir un nicho y un máximo de 3 áreas de negocio dentro de un emprendimiento son el primer escollo a la hora de hacer una web.

2.- Construye, escribe y piensa teniendo en mente el SEO (como Google te encuentra)

Una vez situadas tus áreas de negocio, habrás llegado a tus palabras clave o mensaje pivotal del site. A Google, que en el fondo son robots que scanean nuestro contenido, le gusta la consistencia. Como es un robot, puede reconocer términos y puntuar palabras que utilices en tu site por la frecuencia de uso que hagas de ellas. Esto es una de las claves básicas del SEO, utilízala. Habla siempre de lo mismo de maneras diferentes y creativas. Si tienes un nicho, profundízalo. No te quedes en la superficie generalista. Sácale el máximo partido posible porque casi todos los temas se pueden profundizar mucho más de lo que parece a simple vista.

3.- Piensa en el usuario

Observa cómo eres tu como usuario para usarlo como medida de aquello que quieres hacer. Piensa en un hipotético caso en que tienes que comprar un producto o servicio pero no puedes sacar una recomendación de tu red de amigos/conocidos. ¿Qué haces primero? Probablemente googlear una palabra clave, lo más descriptiva posible de aquello que buscas. Google siempre responde, qué haces entonces, cuáles son los links que te inspiran a clickar y cuáles no. Una vez entras a uno de estos sitios, cuánto tiempo estás en el. ¿Cuál es el que más te convence y por que?

4.- Soluciona, enamora, crea engagement

Ningun objetivo de estos es fácil de acometer pero si diseñas tu web teniendo en mente que tiene que dar soluciones, ya no te irás por las ramas explicando tu biografía. Hoy todos buscamos soluciones a nuestras necesidades en internet (un tutorial, un producto, un servicio raro). Para que un inexperto llegue a una solución, debemos ponerle el camino fácil, muy fácil. Aquí entran en juego la navegabilidad y la experiencia de usuario. Cuando hablamos de navegabilidad nos referimos a lo fácil e intuitivo que es encontrar la información en tu site. La experiencia de usuario es la sensación de que estamos en un site de confianza. Esto se da cuando el diseño está cuidado al detalle y no hay desprolijidades o ruido visual y, sobre todo, cuando no hay links rotos o páginas vacías.

5.- Los botones call to action, busca hacerte accesible

Pueden parecer una práctica muy americana y por eso nos pueden echar para atrás. Nada más lejos de la realidad. Se trata de dar pequeños bocaditos de información y llamar a profundizar, de manera de no soltar la parrafada en una página sino situar nuestra entrega de la información y del contenido por fases. Así es más digerible. Tambien sirven para que el visitante tenga siempre cerca y a mano nuestro contacto, de manera que si logramos en algún momento convencerlo con nuestro contenido y por una milésima de segundo tiene el impulso de contactar con nosotros, que lo pueda hacer porque el diseño de la web se lo puso fácil.

6.- En internet no leemos, sino que scaneamos

Esto debes tenerlo claro a la hora de plantear el contenido. El único contenido que se lee es el contenido útil o que resuelve una necesidad (tutoriales, explicaciones de cómo hacer alguna gestión, artículos técnicos). Es un gran reto resistirse a hacer una web en donde el quienes somos, presenación, visión, misión, historia no sea el core message. Esas webs no funcionan. No solucionan necesidades, nadie tiene tiempo de leerlas y pertenecen a la web 1.0 en que simplemente enseñabas lo que hacías u ofrecías porque alguien te escuchaba.

7.- Darle a la web la importancia que tiene (pero no más)

He visto muchos proyectos que han nacido dándole una importancia extrema a “la web” y eso les ha hecho olvidar que no todo es online ni todo pasa en el mundo digital y que la web es, hoy día, una tarjeta de presentación, pero no nos exime de trabajar y potenciar una estrategia comercial que mueva el proyecto. Es importante saber que la web es una herramienta. Que la diseñaremos para facilitarnos la comunicación de mi proyecto y la apuntalaremos para que se identifique en un nicho. Pero también es importante saber que por sí sola no llegará a ningún sitio si no ponemos esfuerzos extra.

8.- Piensa siempre en la actualización y el mantenimiento

Hay que renovarlas, re-plantearlas, cambias cosas de sitio. Algunos productos que has lanzado con mucho entusiasmo resulta que ya no salen y por lo tanto, dejarás de producirlos. La web es un poco el mapa de estado de nuestro proyecto, y habla de él más de lo que imaginamos. Piensa sino cuando has entrado a un site 6 meses despues y seguía igual, no te ha dado la sensación de proyecto estancado? Cuando diseñes tu web, piensa en tus habilidades técnicas y el tiempo que podrías dedicarle a la hora del mantenimiento y la actualización de contenido para tener decidido cómo abordarás el tema. Hoy puedes pedir una web una sola vez o pedir que te mantengan la web. Los precios son asumibles y tu evitas esa tarea que muchas veces sólo carga tus tareas del día a día. Este post sólo es un breve, brevísimo resúmen de los puntos que tengo en cuenta cuando un cliente me dice “quiero una web”. Espero que te sea de utilidad. Trata de poner sensatez y de simplificar un asunto tan generalista como el de “hacer una web”. Un Booking es una web, un Facebook es una web, un blog es una web. Pero, cuál es tu web?

Carina Stinga

Visual Thinking Process

Profesora UOC | Mentora BCN Activa

Ayudo a empresas, organizaciones y profesionales a tener una identidad visual adecuada que fomente una comunicación acertada y permita enamorar a su público.

Comunica para visibilizar tu proyecto

NUESTRO PORTAFOLIO

Cuéntanos tu proyecto

Por favor, valida este campo

Pin It on Pinterest

Share This