Contact us +34 646 808 942

Los 10 básicos en comunicación visual: Dirección de arte

Por Ruiz Stinga Studio el 7 febrero, 2019 en autonomo, comunicación, creatividad, eficiencia
16

Esta serie de posts intentará poner luz sobre los 10 términos básicos que utilizamos día a día los diseñadores cuando trabajamos en tu comunicación visual. Me he encontrado con que, en mis interacciones diarias con clientes y potenciales, no todos entienden muchas veces la mitad de los términos que utilizo.

El lenguaje es simplemente un punto de partida en común, define las bases de la interacción de ideas y, en este caso, de servicios. Es vital que puedas entender lo que dice tu diseñador, sobre todo cuando recibes más de un presupuesto y necesitas hacer una comparación valorativa entre uno y otro.

Hoy hablamos de dirección de arte, el proceso que implica la creación y definición puramente estética y visual de la pieza gráfica. Encontramos este rol en las industrias audiovisuales (cine, televisión, publicidad) y en las industrias gráficas (publicidad, editorial). Los roles que desempeña la dirección de arte en ambas industrias son similares, aunque sus aplicaciones pueden variar sensiblemente.

En un proceso creativo son muchos los agentes implicados, aunque el proceso se resumiría básicamente en estos tres pasos:

  1. Creatividad, concepto e ideación

Esta primera fase encierra el momento en que, comparado con un embarazo, la idea se está gestando y está tomando forma. Todavía no existe y no es tangible ya que el propio proceso creativo consta de moverse en el mundo del atrevimiento y la ideación.

En la industria audiovisual este rol lo asume el guionista, que es quien define una idea a partir de la cual luego desarrolla un guión. En el mundo de la creación visual (publicidad, comunicación visual, creatividad gráfica), ese sitio le corresponde al equipo creativo que son quienes definen la idea base y desarrollan los copys (las frases) sobre las que se apoya esa comunicación.

  1. Dirección de arte, encontrar el estilo visual

El siguiente paso, una vez la idea tiene cuerpo, es darle forma. En esta fase vamos de intangible (idea) a tangible. Empezamos, entonces, a apoyar la idea en unas formas, unos colores, unos elementos visuales. La elección de estos elementos, que son los que transmiten la idea, como te imaginarás, no es arbitraria y su elección responde a un riguroso estudio.

Tanto en la industria audiovisual como en la industria gráfica este rol lo asume la dirección de arte, que se encargará de crear el ambiente visual. Entendemos por ambiente a las sensaciones que ese entorno debería transmitir para comunicar asertivamente la idea. Esto es fácil de entender en el mundo del cine cuando, para comunicar estados interiores de tristeza, confusión o desolación se usa una escena de lluvia con un personaje mirando por la ventana.

La dirección de arte monta el puzzle final (el ambiente a transmitir) partiendo de la elección sistemática de cada elemento que entra en escena. Esto es lo fascinante de las artes visuales, ningún elemento sobra, ninguno está fuera de sitio (si lo está es porque hay una intención comunicativa detrás de ese “fuera de sitio”).

  1. Realización y desarrollo

Una vez la idea tiene forma visual, el material pasa a la fase de hacerse realidad. En este momento entran el juego las horas puras y duras de acabar la película, el anuncio, la revista o lo que sea que sea el objeto de diseño. Aquí los personajes implicados cuentan con un perfil más técnico. Por poner un ejemplo, en el caso de las películas de animación 3D, son los encargados de los efectos, el modelado de los personajes, los escenarios o la aplicación de luces, por nombrar unos pocos. Observa que en una película de animación, los títulos duran mucho tiempo, eso puede darte una idea de los perfiles técnicos implicados y de que función tiene cada uno.

Si definimos la creación visual como una pirámide e imputáramos cada fase, esto es lo que obtendríamos:

La idea requiere de menos equipo, aunque sin ella no hay desarrollo posible.

La dirección de arte es la bajada a la realidad y el puente entre la punta y la base.

La base, finalmente, corresponde al desarrollo y es la parte más visible y aquella donde se usa la mayor cantidad de recursos (horas y personas)

Este post forma parte de la serie Los 10 básicos en comunicación visual porque cuando tu profesión es tu vocación, como es mi caso, estás atado a ella porque ella te llama una y otra vez. Es mi forma de rendir homenaje al diseño, a la creación visual y a todos los diseñadores y creadores visuales que hacemos el mundo más alegre y más bonito.

Después de 20 años moviéndome en el mundo del diseño gráfico y la comunicación visual, he aprendido que los diseñadores tenemos mucho por aportar al mundo de la empresa. Pensamos diferente, replanteamos el mundo, vamos por libres, estamos conectados con nuestro lado creativo. Tenemos activos que pueden utilizarse y aplicarse en el dia a dia empresarial. He aprendido a ser coach de emprendedores y a situar su estrategia comercial. Soy una profesional 2.0, que trabaja con la fórmula WOD (work on demand), montando equipos cuando los proyectos lo necesitan ya que cuento con mi propia red de networking profesional, por eso puedo ofrecer un precio competitivo para un servicio de altísima calidad.

Y tú, eres un emprendedor 2.0?

Carina Stinga | Diseño tu ecosistema visual | Consultora UOC | Mentora Barcelona Activa

ecosistema-visual

 

UA-125961105-1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies