La ilustración médica y científica existe desde el Renacimiento, cuando el cuerpo humano (esa entidad prohibida en la Edad Media), pasó a ser objeto de estudio. Fue Leonardo Da Vinci quien diseccionaba cadáveres para poder conocer su estructura, sus órganos internos y sus músculos. Esto le daba luego la información necesaria para poder pintar cuerpos tan perfectos, en donde se ve la tensión de los músculos si la escena así lo requería.

La ilustración médica y científica nos acerca el mundo externo y nos permite estudiarlo, contemplarlo, sacar conclusiones y rendirnos a su impetuosidad.

Charles Darwin se ha basado de un lápiz y un papel para capturar todo lo que iba descubriendo, copiando e ilustrando a todos los seres vivos, animales y vegetales que encontraba por el camino en su famoso viaje que dio lugar a su obra más famosa, El origen de las especies.

Hacia 1840 ve la luz la primer cámara fotográfica que permite imprimir aquello que vemos fuera sobre un papel o lámina. Este invento, sin dudas, resuelve para los exploradores el engorro de tener que dibujar y copiar todo lo que veían para poder capturar información de una manera más rápida.

Sin embargo, cuando nos referimos a procesos internos o enfermedades, el tema se complica. En esos casos nos referimos a procesos o dinámicas celulares que no puede retratar una cámara de fotos ya que cuando una célula degenera y se convierte en una célula cancerígena, por poner un ejemplo, es un proceso que probablemente lleve meses en ocurrir, que será sutil y que sucederá a escalas mínimas.

La única manera de acercarnos a ese conocimiento, entonces, y de divulgarlo, es a través de la ilustración médica y científica,

ya que nos permiter hacer explicable lo inexplicable y accesible lo inaccesible. Nos da una dimensión definida y enfocada del tema ya que con la ilustración destacaremos aquellos elementos importantes que participan en el proceso, dejando fuera de foco a los personajes secundarios. Es un tipo de ilustración cuyos elementos base son reales, esto la obliga a mantener un rigor científico alto, a la vez que puede recrearse en la definición de determinados elementos (líneas, volúmenes, sombras, texturas) que la sitúan en el mundo de la creación visual.

 

Ruiz Stinga Studio ha participado en la creación de ilustraciones médicas y científicas para el portal de enfermedades y patologías desarrollado por Toormix para el Hospital Clínico de Barcelona.

 

En este caso práctico se ejemplifica la ilustración que refleja una patología y, por lo tanto, partimos de una extensa documentación científica para poder ser rigurosos. Así mismo, se utilizan recursos visuales y requisitos específicos de estilismo gráfico para encajar en un meta proyecto de branding corporativo. Se utilizan, entonces, los colores corporativos del Hospital Clínico de Barcelona y de la Fundación BBVA como paleta cromática base de la serie de ilustraciones.

Planteamos el desarrollo de una familia de personajes que vehiculan todas estas enfermedades, así las diferentes edades permiten englobar a enfermedades para todos los rangos de edades y género.

 

El desarrollo de los personajes y sus características físicas requieren el estudio de formas, gestos y accesorios que acaban de darles vida y de hacerlos creíbles. Así los niños están concebidos a partir de formas muy onduladas y circulares, en tanto que el padre es mucho más anguloso. La madre refleja su dolor y su incomodidad a través de sus expresiones faciales. La abuela se completa semánticamente a través de los accesorios como las gafas, el tipo de peinado, el estilismo corporal.

En cuanto al reflejo de las enfermedades, las hay más físicas o más psíquicas e invisibles. Las hay de expresión externa o de visión microscópica. En cada caso el primer paso consiste en situar la mejor manera de enseñarla visualmente. Esta ilustración “captura” de alguna manera el espíritu de esa enfermedad ya que nos permite saber con un primer vistazo a dónde y a quién afecta.

 

En cuanto al estilismo desarrollado, desde el brief se requería el desarrollo de una ilustración con grano y más texturizada que la convierte en un tipo de ilustración científica con un alto componente artísitico y visual.

Carina Stinga

Visual Thinking Process

Profesora UOC | Mentora BCN Activa

Ayudo a empresas, organizaciones y profesionales a tener una identidad visual adecuada que fomente una comunicación acertada y permita enamorar a su público.

Comunica para visibilizar tu proyecto

NUESTRO PORTAFOLIO

Cuéntanos tu proyecto

Por favor, valida este campo

Visual design process

Casanova, 27 3º 1º
(08011) Barcelona
Carina Stinga +34 646 808 942
Santi Ruiz +34 676 632 669
hola@ruizstinga.com

Pin It on Pinterest

Share This