La marca personal es aquello que se ve de mi, aquello que transmito, aquello que se recibe.

Como todo en comunicación, no existe un ABC ni una fórmula mágica para crear un mensaje en la mente de los demás. No obstante eso, cuanto más tomes conciencia de tu marca, más podrás guiarla y dirigirla allí donde te interesa.

Tú eres tu marca, lo sepas o no, te importe o no.

Si lo sabes y te importa, se nota.

Si no lo sabes y no te importa, también se nota.

En ambos casos dices algo, no podemos escapar a estar comunicando constantemente. Eso no significa que debamos ser esclavos de la comunicación personal o de las redes sociales. De hecho, os propongo todo lo contrario…

 

Tomar conciencia de tu marca personal para poder mejorarla

El primer paso es entender qué es una marca personal y de qué manera se transmite. Para ello nada mejor que recurrir a ejemplos conocidos:

1. Salvador Dalí

El pintor surrealista catalán es uno de los primeros que entendió lo del marketing personal Hizo de él mismo un personaje, al que le puso un bigote, un traje, un bastón, unos gestos y una voz. Sus apariciones públicas siempre repetían sistemáticamente estos elementos…. Hasta que los asociamos únicamente a él. Estos elementos, además, transmiten mensajes de él y de su obra de una manera mucho más sutil y poderosa que si nos lo hubiera explicado cada vez que salía en la tele. Piensa en ello. ¿Qué sabes de Dalí? ¿Qué recuerdas? ¿Qué imágenes vienen antes, las de sus obras o las de su imagen?

2. Steve Jobs

El hombre de tejanos y camisetas negras de cuello alto nos explicaba con su simpleza visual lo que también vendía con sus ordenadores y dispositivos electrónicos. Steve Jobs, el creador de los ordenadores y dispositivos Apple, es el máximo exponente del “Less is more”, una máxima del diseño que muchas veces se olvida. Simplifica, diseña pensando en el usuario y humaniza.

 

3. César Manrique

Mucho menos conocido que los anteriores, el arquitecto y escultor lanzaroteño sólo se puede entender con una visita a la isla. Su discurso era el de respetar y exaltar la naturaleza volcánica de Lanzarote. Él amaba la isla y tenía conciencia de que es un lugar único en la tierra y que por ello se debería conservar, así como promover un desarrollo sostenible y respetuoso. Una visita a la Fundación Cesar Manrique te pone en contacto con su manifiesto y luego con ese espacio que él diseñó para vivir. Un espacio en donde naturaleza y arquitectura se aman y se dan la mano. Un espacio de fusión y de respeto. Toda su obra es un gran manifiesto, una apuesta y una puesta en escena. De hecho, toda la isla recuerda, en sus detalles, a la presencia de este gran arquitecto.

De estos tres ejemplos podemos decir que, diseñar una marca personal es como dibujar nuestra coherencia personal. Un discurso sin fisuras, simple y personal. No hay que inventar la rueda, hay que hacer algo mucho más difícil: CONOCERTE Y SACARTE PARTIDO.

 

Eso requiere

1. No copies

Lo más fácil es quedarnos encandilados con lo que hacen otros. Eso nos limita y a veces nos puede funcionar como freno. Mirar fuera es útil y estimula pero cuando es demasiado ya no sirve. Busca dentro, hazte preguntas, dibuja, escribe, sal a hacer fotos, lleva siempre un cuaderno de hojas blancas. Descubre quién eres, qué te mueve, qué te motiva. Si copias desprecias todo eso que tienes de bueno y único. Te das por vencido antes de empezar. Confía porque puedes.

2. No mires al costado

Cada vez que miras lo que hacen otros (y enciendes el discurso de “lo bien que lo hacen los demás”), estás dejando de mirar tu objetivo. Tu objetivo es encontrarte. Mira dentro. Los caminos de los demás sólo son los caminos de los otros.

3. Abraza el miedo navega en las aguas fangosas de la ambigüedad

Encontrarse a uno mismo, encontrar tu camino, tus puntos fuertes, tu voz… es de lo más difícil que hay. Llevamos años bajo el dictamen de lo que tenemos que hacer, lo que se espera de nosotros y cómo debemos comportarnos. Cruzamos las calles por un sitio concreto y una vez nos da permiso una luz. La mayoría de nosotros comemos a unas horas determinadas sin preguntarnos si tenemos hambre o no. Nos vestimos, nos arreglamos, nos presentamos a la sociedad de una manera determinada. Sin querer hacer una lista exhaustiva, sólo dejar patente que para que las sociedades funcionen es necesario que los individuos acaten unas reglas que permitan mantener orden y cohesión. Esas reglas invisibles también nos marcan, y mucho.

Tu marca personal estará íntimamente ligada a lo que eres y lo que quieres transmitir. En nuestros talleres y cursos de transformación del ecosistema creativo usamos el ejercicio de los activos ocultos para que puedas descubrir donde está tu océano azul, ese sitio que ocupas tú y nadie más en este mercado hiper competitivo.

Carina Stinga

Visual Thinking Process

Profesora UOC | Mentora BCN Activa

Ayudo a empresas, organizaciones y profesionales a tener una identidad visual adecuada que fomente una comunicación acertada y permita enamorar a su público.

Comunica para visibilizar tu proyecto

NUESTRO PORTAFOLIO

Cuéntanos tu proyecto

Por favor, valida este campo

Pin It on Pinterest

Share This