Profesionales pata negra, los que aportan valor