BLOG | Estrategia, diseño y comunicación visual

Profesionales “pata negra”, los que aportan valor

Seguramente te ha pasado que has probado diferentes peluqueras y, aunque todas saben cortar el pelo, hay una que te gusta como lo hace por encima de las otras. Ahí es donde nos topamos con el concepto de “aportar valor”. Esa peluquera te está aportando valor. Ya sea porque el resultado es bueno, porque sabe “pillar tu onda”, porque tiene buenos horarios o el local es bonito. Hay algo que te sale a cuenta de lo que ofrece.

Muchas veces eso que nos sale a cuenta hace que aguantemos detalles que son farragosos. Por ejemplo, mi peluquera no está en el barrio y siempre tengo que pedir hora para ir, no hay espontaneidad. Sin embargo me aporta valor porque sabe cortarme el pelo de acuerdo a mi estilo y no copia modelos de revistas sin observar que mi cara o mi rollo vital no tienen nada que ver con la modelo.

Mi peluquera entonces se ha vuelto para mi un servicio que me da confianza (sé que siempre saldré contenta) y que me aporta valor porque me da por encima de lo que me ofrecen en otros sitios.

Este paralelismo se puede hacer con cualquier profesión, y muy especialmente con un comunicador visual.

¿Cómo saber cuándo estoy frente a un profesional “pata negra”?

1. No tienes que explicarte demasiado

Un profesional que aporta valor te entiende a la primera porque escucha con todos los sentidos. Te ha observado y te conoce por todos esos detalles que no hablan. No leerá la página del quienes somos de tu empresa, se empapará de ella. Sabe percibir sinergias de funcionamiento interno, tiene un radar para captar qué es lo que te atrae en el mundo visual, qué esperas de él, por qué necesitas un diseñador.

2. Es pro-activo

Independientemente de las ideas que tu tengas, un profesional “pata negra” no dejará de asesorarte en tus decisiones, darte nuevos puntos de vista y proponerte ideas en las que no habías pensado. Eso enriquece el proceso de creación de aquello que estáis haciendo y os permite funcionar como partners en un proyecto común.

3. Es un placer pagarle

Un profesional que aporta valor te dará más de lo que esperas. Ya sea porque cuida detalles como el seguimiento, el servicio al cliente o te sientes mimado. La manera de reconocer a un profesional “pata negra” reside en el momento en que te pasa la factura. Si la pagas con alegría es porque has recibido más de lo que esperabas y estás satisfecho con aquello que te han dado por ese importe.

4. Es una inversión y no un gasto

Una profesional que aporta valor beneficia a tu marca. Ya sea porque ha diseñado piezas de branding corporativo que hacen que la percepción de tu marca mejore con respecto a la competencia, porque te permite entrar en un nuevo mercado gracias a esa nueva imagen o porque puedes “revender” aquello que te ofrece y ganar efectivamente sobre esa inversión en diseño.

En cualquier caso, tienes la clara impresión que es una inversión y no un gasto, una apuesta de valor y no una commodity.

 

Sólo un consejo, cuando estés frente a un profesional “pata negra” no le digas lo que tiene que hacer. Si es de los que aporta valor, déjalo que te sorprenda.

Carina Stinga

Estrategia & Comunicación visual

Profesora UOC | Mentora BCN Activa

Ayudo a empresas, organizaciones y profesionales a tener una identidad visual adecuada que fomente una comunicación acertada y permita enamorar a su público.

Comunica para visibilizar tu proyecto

NUESTRO PORTAFOLIO

Suscríbete a la newsletter

Creamos contenido para ayudar a emprendedores, autónomos y creativos a sacarle partido a sus proyectos. ¿Te apuntas?

Consentimiento

Gracias por suscribirte a la newsletter, en breve tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Share This