Comunicación asertiva, los puntos de dolor