BLOG | Estrategia, diseño y comunicación visual

Re-brandizar, modernizarse, renacer

El re-branding está más de moda que el branding ya que estamos en una época en que casi todas las marcas grandes están en un proceso mayor o menor de re-diseño. De repente, todo parece estar moviéndose bajo nuestros pies.

Hablando desde el sitio de una profesional del branding, estamos viviendo una ebullición bestial. En general, estamos muy acostumbrados al branding fresco de las empresas tecnológicas (esas que hoy están y mañana desparecen), de manera que nuestro paisaje visual ya suele ser plural, cambiante y dinámico.

A lo que no estamos tan acostumbrados es a que las marcas de siempre sean las que se re-inventen. Existe una especie de “seguridad” y de reconocimiento casi ancestral en esos logos. Dejarlos atrás, sin dudas nos agrega algo de inquietud y de años mentales.

Pero… ¿Por qué tanto re-branding?

De un tiempo a esta parte el mundo ha pasado de velocidad crucero a velocidad meteorito. El ritmo de vida y la irrupción de las tecnologías nos ha traído mucha más oferta, de manera que, donde antes había dos marcas, ahora hay veinte.

Elegir entre tanta oferta se vuelve una tarea ardua y agotadora. Allí es donde el branding, la marca, juega un papel fundamental. Se convierte, literalmente, en un faro que nos señala el camino, nos quita el estrés del riesgo y nos da seguridad.

¿Cómo sabes cuando tu marca necesita un re-branding?

Según lo visto en el mercado estos últimos años, todo tipo de marcas han pasado por el quirófano visual, incluso aquellas que ya se veían actualizadas antes del retoque. Esto nos da una pista muy concreta: el re-branding significa que hay visión de futuro y que hay apuesta. Lo que nos lleva a una conclusión muy elocuente, el re-branding es casi una acción de marketing que re-sitúa tu marca y la catapulta a la palestra de las empresas que apuestan por sobrevivir y que, de hecho, están seguras que sobrevivirán.

Viendo cómo está el mercado hoy, si los grandes se re-brandizan, eso ya marca una tendencia muy clara, algo así como re-brandizarse o morir.

Te enuncio algunas ventajas del re-branding:

  1. Le dices al mercado que te mueves con los tiempos.
  2. En el imaginario de tus consumidores, pasas la raya de quienes se han re-brandizado y quienes no (recuerda que desde que casi todas las empresas lo hacen, empieza a ser una commodity).
  3. Puedes volver a empezar quitando todo lo viejo y antiguo que tiene tu marca ya que un buen re-branding sabe limpiar de verdad tu imagen.

Pero, no todo son ventajas en el camino del re-branding. Hay algunos puntos que tienes que cuidar:

  1. No pierdas la esencia.
  2. Que no sea sólo una renovación estética. Haz cambios de calado y revisa la estrategia porque el re-branding de verdad va de eso.

Carina Stinga

Estrategia & Comunicación visual

Profesora UOC | Mentora BCN Activa

Ayudo a empresas, organizaciones y profesionales a tener una identidad visual adecuada que fomente una comunicación acertada y permita enamorar a su público.

Comunica para visibilizar tu proyecto

NUESTRO PORTAFOLIO

Suscríbete a la newsletter

Creamos contenido para ayudar a emprendedores, autónomos y creativos a sacarle partido a sus proyectos. ¿Te apuntas?

Consentimiento

Gracias por suscribirte a la newsletter, en breve tendrás noticias nuestras.

Pin It on Pinterest

Share This