Todos conocimos un proveedor (compañero, jefe, subordinado, etcétera) que te solucionaba todo, aprende lo que no sabe, siempre intenta tener buena respuesta emocional incluso en momentos estresantes y, sobre todo, es un placer trabajar con él/ella.

Esto es la actitud. Hoy el mercado busca (y premia) la actitud.

De hecho en las notas de la escuela se ha instaurado como obligatorio este concepto y a mi hijo de 9 años le hemos tenido que explicar que es por la actitud que no ha tenido un excelente en casi todas las materias y se ha quedado con un notable.

 

La actitud es esa buena predisposición que sólo tú puedes poner, son las ganas de aprender y de mejorar, es el probarte cada día y agradecer por ello.

 

Podríamos decir que pasamos del mercado del titulismo al mercado de la actitud. Por ello os detallo cómo puedes mejorar tu actitud para venderte más y mejor.

1. Conócete

En la medida que vayas teniendo tu mapa propio, sabrás dónde brillas y dónde necesitas ayuda. Podrás tener claro lo que te mueve y lo que te aburre. Eso dirige entonces tu búsqueda hacia esos sitios donde brillas, el único sitio donde tu actitud marcará la diferencia.

 

2. Toma distancia de tus pensamientos

Es importante aprender que la mente racional (aquella que tenemos más desarrollada) es muy útil en situaciones concretas y un total desperfecto en otros casos. Nos sirve para resolver, planificar, organizar o cuantificar pero no para ser creativos, ser empáticos o desarrollar nuestra resilencia. Por eso necesitamos distanciarnos de ella, porque nos identificamos demasiado con ella porque es, prácticamente, la única que conocemos.

 

3. Abandona el perfeccionismo y el crítico interior

La mayor parte del tiempo nos estamos juzgando por lo que hacemos y por como lo hacemos. Nuestro crítico interior es implacable y no descansa.

Es importante permitirse fracasar y no hacer de eso un desastre sino un aprendizaje.

Por supuesto que esto es mucho más fácil de decir que de experimentar. Estamos seteados para tener aversión al fracaso porque se castigaba con malas notas y discriminación.

Querer hacer todo bien es lo mismo que mantenerse en la zona de confort, haciendo aquello que sabemos hacer y que nos sale bien. El riesgo es que nada nuevo crece allí dentro y te estarás estancando, sin darte cuenta.

 

4. Embrace ambigüity

Este concepto lo escribo en inglés como lo aprendí de los manuales de Design Thinking porque tiene mucha fuerza así.

La vida definida como nos la enseñaron ya no existe. El cambio estructural, económico y social es tan inmenso que ya no quedan bastiones de seguridad.

De manera que, para mejorar tu actitud, tendrás que aprender a surfear las incómodas aguas del cambio constante.

 

Carina Stinga

Visual Thinking Process

Profesora UOC | Mentora BCN Activa

Ayudo a empresas, organizaciones y profesionales a tener una identidad visual adecuada que fomente una comunicación acertada y permita enamorar a su público.

Comunica para visibilizar tu proyecto

NUESTRO PORTAFOLIO

Cuéntanos tu proyecto

Por favor, valida este campo

Visual design process

Casanova, 27 3º 1º
(08011) Barcelona
Carina Stinga +34 646 808 942
Santi Ruiz +34 676 632 669
hola@ruizstinga.com

Pin It on Pinterest

Share This