La profesión y la vocación pueden ser caminos que convergen o que divergen. Es importante entender cada uno de esos términos para descubrir cuándo y dónde convergen, si es que lo hacen.

Profesión

Es la actividad laboral que desarrollas. Has aprendido unas habilidades para ello y pones en juego un bagaje de conocimientos para llevarla a cabo. La profesión es aquella que te da de comer. Generalmente ocupas tu vida laboral con tu profesión, por lo tanto, profesión y trabajo van juntos. Tu profesión puede ser muy chula pero tu trabajo, el cómo y dónde lo desempeñas, puede no serlo.

Vocación

Es como una llamada que llevas dentro, algo que te interesa poderosamente, una actividad cuyo desempeño te llena y te entretiene. Así mismo, te interesa saber más, actualizarte y estar en activo porque, literalmente, te apasiona.

En el día a día del estudio estamos en constante contacto con emprendedores, autónomos y profesionales liberales. He podido conocer a vendedores vocacionales, psicólogos vocacionales, intérpretes vocacionales y médicos vocacionales. También he conocido consultores fantasma, emprendedores cantamañanas y profesionales desorientados. Entre uno y otro la diferencia de enfoque vital es abismal y, por lo tanto, los resultados al final del día cambian considerablemente. Te los enuncio:

 

1. En constante evolución vs Me muevo a donde van otros

Los vocacionales nunca se rinden, de hecho, su verbo preferido es reinventarse

2. Intereses personales e íntimos vs Qué están haciendo los demás para copiarlo

Los vocacionales buscan dentro porque saben que el talento original y único acaba prevalenciendo sobre la copia llana.

3. Visión estratégica vs Visión superficial

Los vocacionales diseñan un camino para llegar a algún sitio. Pueden equivocarse constantemente y cada fracaso lo convierten en una evolución y un paso adelante.

 

La profesión es aquello que hacemos, la vocación es aquello que amamos. Los vocacionales nos sentimos atraídos por otros vocacionales. Conocemos sus batallas y empatizamos con sus derrotas porque nosotros también estuvimos allí.

Si aún no sabes si tu profesión es tu vocación, te dejo tres reflexiones para que puedas deducirlo:

  1. Tu motivación personal frente a un encargo está por encima de la remuneración económica.
  2. Siempre aprendes, evolucionas y creces. No importa lo pequeño que sea el proyecto, tú siempre le sacas partido.
  3. Has intentado dejar tu profesión y cambiar de rumbo y siempre, después de muchas peripecias, has vuelto.

Mi profesión es desagradecida y estresante. Las canas y la edad juegan en contra y mantenerse actualizado es a veces difícil de gestionar con tres hijos pequeños. He intentado dejarlo, quise ser profesora de yoga, diseñadora de ropa y hasta he probado dar cursos en empresas y organizaciones… Esos caminos alternativos que he cogido solo sirvieron para darme cuenta que amo mi profesión y que es mucho más que mi fuente de ingresos. He aprendido que cuando tu profesión es tu vocación eres indestructible.

Carina Stinga

Visual Thinking Process

Profesora UOC | Mentora BCN Activa

Ayudo a empresas, organizaciones y profesionales a tener una identidad visual adecuada que fomente una comunicación acertada y permita enamorar a su público.

Comunica para visibilizar tu proyecto

NUESTRO PORTAFOLIO

Cuéntanos tu proyecto

Por favor, valida este campo

Visual design process

Casanova, 27 3º 1º
(08011) Barcelona
Carina Stinga +34 646 808 942
Santi Ruiz +34 676 632 669
hola@ruizstinga.com

Pin It on Pinterest

Share This