BLOG | Estrategia, diseño y comunicación visual

Pymes o start up en fase de crecimiento estancado. ¿Has probado el re-branding?

Es muy humano (aunque un poco más femenino que masculino), lo de comprar ropa nueva y cambiar el humor por ir de estreno y vernos mejor. Es un detalle que pude cambiar el dia y la percepción de lo que tenemos por delante. Yo soy partidaria de que los grandes cambios consisten en cuidar muchos detalles, en muchos ámbitos. En el mundo de las PYMEs y las start up este proceso de “cambiar de ropa” lo llamo re-branding. En mi estrategia vital, nunca hago cambios radicales, solo cambio detalles. Voy de lo pequeño a lo grande porque es la única manera de tener éxito, de no cansarse por el camino y de ir viendo resultados.

A la vida de las PYMEs o al proyecto emprendedor o start up se le pueden atribuir los mismos estados de ánimo. Hay PYMEs que tienen una autoestima baja y alicaída, con empleados poco motivados y aburridos para quienes su día a día laboral consiste en pasar las horas.

Podemos encontrarnos con un variado rango de proyectos empresariales.Teniendo en cuenta que en muchos casos será la propia sinergia la que determine el hacer de esa compañía, podemos definir dos panoramas:

  1. Aquellas PYMEs o start up en donde “se va tirando” con lo que saben hacer y cómo lo saben hacer. A esto me refiero con sinergias, el día a día y el corto plazo consumen todo su potencial de acción. Si se mueven en un sector con suficiente calado, pueden aguantar sin tener que revisar dinámicas. Si el sector está estancado, ha sufrido un bajón considerable en ventas, ha quedado obsoleto o ha sido reemplazado por nuevos productos y servicios, será necesario replantear un cambio de rumbo para re-inventarse, o al menos re-descubrir potencialidades ocultas. Porque las hay, os aseguro que en todo proyecto empresarial hay un saber hacer que se puede vender, empaquetar de una manera diferente, re-formular para llegar a públicos diferentes, etc.
  1. Aquellas PYMEs o start up en donde existe, o bien un departamento de I+D, o bien un interés por tener abierto ese canal de exploración, creatividad y búsqueda. De un tiempo a esta parte, todos nos hemos dado cuenta que hay batallas que están perdidas y que no vale la pena luchar (a nadie se le ocurre, por ejemplo, competir en precio con la “gran fábrica China”). Es el momento de potenciar, especializar y enfocar nuestra oferta de una manera clara y contundente.

En ambos panoramas el branding, la comunicación visual, la estrategia, la gráfica y el diseño pueden dar un plus al proyecto que lo diferenciaría de los otros proyectos parecidos del mercado. Desde el furor de los iPhones, el mundo Mac siempre tan pulido, impecable e intuitivo, se ha hecho accesible a un público inmenso. Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que todos nos hemos acostumbrado al diseño bonito, a estar rodeados de cosas bellas, a que nos deslumbren visualmente. Esperamos de una imagen corporativa más de lo que esperábamos antes. Antes pasabas con una tarjeta de copistería, ahora te quedas en el mar de los que se parecen entre si y no tienen propuesta de valor diferencial. Y esto vale para una agencia inmobiliaria, un supermercado, un laboratorio, un profesional independiente, un centro de estética.

El re-branding trata de tomar conciencia de la importancia de esa imagen que emites, porque la emites incluso si no piensas en ella.

El re-branding implica mucho más que revisar el logo y los colores corporativos y llamar al diseñador con ese mínimo encargo.

El re-branding consiste en planear donde estás y trazar un camino para llegar más lejos, ya sea conquistando nuevos mercados, re-conquistando a tus clientes demostrándoles que te refrescas y renuevas o, lo más olvidado e importante, enamorando a tus empleados.

Aquellos que trabajan contigo y para ti son tus mejores evangelizadores. No hay branding más contundente para un proyecto empresarial que la percepción que los empleados tienen del barco en el que están subidos. Desde la recepcionista al comercial, pasando por el director técnico o el contable. Su vida está pasando allí. Si estás situado en una empresa dinámica, que se renueva y se replantea retos, tu percepción y tu motivación como engranaje de esa gran rueda es muy diferente de aquellos que están metidos en PYMEs o start up más estancadas. Por eso hablamos de re-branding para quitar estancamiento. Es un gran comienzo. Es comprar ropa nueva y sentirse mejor, como empresa, como proyecto global configurado por la suma de personas que creen en él.

No infrautilices el diseño visual ni lo infravalores. Te puede dar la clave de la diferenciación y puede catapultar la autoestima empresarial de tu proyecto.

El Laboratorio Oliver Rodés ha emprendido un proceso de re-branding que le ha permitido, junto a un plan estratégico de crecimiento y de marca, replantear su escenario actual y futuro. Hemos sido partícipes, y lo seguimos siendo, de esta transformación. Hemos desarrollado una nueva imagen gráfica Oliver Rodes más limpia y más elegante. Hemos participado en la creación de la plataforma de e-learning que forma parte del objetivo estratégico de comercializar y vender el conocimiento del laboratorio (expertos en agua con más de 110 años de experiencia).

Carina Stinga

Visual Thinking Process

Profesora UOC | Mentora BCN Activa

Ayudo a empresas, organizaciones y profesionales a tener una identidad visual adecuada que fomente una comunicación acertada y permita enamorar a su público.

Comunica para visibilizar tu proyecto

NUESTRO PORTAFOLIO

Cuéntanos tu proyecto

Por favor, valida este campo

Pin It on Pinterest

Share This