BLOG | Estrategia, diseño y comunicación visual

Técnicas de Design Thinking que te ayudarán a vender soluciones

Design thinking es la forma de pensar y de resolver problemas de los diseñadores convertida en método para que pueda ser aplicable a otras disciplinas y organizaciones. Ha nacido en la Universidad de Stanford, en la costa Este de Estados Unidos y desde ahí se ha ido aplicando a escala planetaria en todas las empresas, organizaciones, departamentos y profesiones.

El Design Thinking es una metodología de trabajo que hace explícito el proceso de diseño, el cómo se parte de una idea para llegar a una solución material o tangible. No es magia, no hay nada que se invente, es diseño puro y duro. Creatividad y método, la dupla imparable.

Como diseñadora tengo la obligación de explicarte que por mucho que ahora se hable de Design Thinking, los diseñadores llevamos años aplicando ese tipo de pensamiento, pero, no solo eso… ¡Leonardo Da Vinci ya aplicada este tipo de pensamiento cuando diseñaba sus inventos! Al pensar en una bicicleta, él ya estaba pensando que tenía que transportar el peso de esa persona, que habría una distancia entre el pedal y las piernas o que las ruedas tendrían un radio que debía responder a estos condicionantes.

El diseño no es algo inventado de la nada, siempre está respondiendo preguntas y siempre está solucionando problemas.

Por esta capacidad de resolver problemas es que el Design Thinking se ha hecho tan famoso, porque permite situarse frente a cualquier tipo de desafío y, aplicando el método correcto, proponer soluciones posibles.

En el estudio trabajamos con nuestro propio método, que se basa en el Design Thinking, le llamamos Método Thinking y básicamente está orientado a soluciones y nunca a dar respuestas formales o bonitas sin estar pensadas y justificadas antes. En este post quiero compartirte algunas técnicas del Método Thinking que pueden ayudarte a diseñar soluciones que ataquen problemas de tus usuarios. Esto le permitirá a tu marca ser más asertiva y relevante.

 

01. Investiga

La investigación es la base del proceso de diseño porque necesitas ir encontrando los delimitantes de tu propuesta. Si un producto, servicio o marca sirven para cualquier otra cosa, eso es señal de que estás en terreno de nadie y que no has dado en el clavo con algo único y original. Investigar nos ayuda a ceñir el terreno, a ir encontrando el nicho y el rango de acción.

Investigas el mercado, la competencia, los proyectos similares y los proyectos que sirven como inspiración. Todo eso te da el ecosistema de ese nuevo servicio, marca o producto. Allí donde convivirá. Es el contexto y es un aspecto fundamental en un proceso de diseño. Sin contexto no hay fronteras que cierren el alcance y sin alcance no hay asertividad.

02. Prototipa y prueba en pequeña escala

Una vez encuentras un producto o servicio que podrían ser posibles, el siguiente paso es prototipar en pequeña escala, para comprobar la viabilidad de la idea. En el caso de los Toormix con su proyecto BicNic, su prototipo ha sido la food truck, que les ha permitido afinar la idea del emprendimiento gastronómico que luego tomaría forma física de restaurante, una vez se han validado factores como el público, la carta, la estética gráfica, la narrativa de marca, etc.

Prototipar a pequeña escala te permite probar e ir corrigiendo en el camino, hasta perfeccionar o descartar el producto o servicio que estás prototipando. Las diferentes modificaciones y mejoras se llaman iteraciones, porque en diseño nada está bien o mal ya que todo el proceso en sí consiste en prueba y error.

[EBOOK] ¿Cómo enamorar con la comunicación de tu marca?

ebook gratuito

¿Cómo enamorar con la comunicación de tu marca?

Acepto expresamente que apuntándome y enviando mi email,  los datos personales facilitados pasarán a formar parte de un tratamiento de datos del que es responsable RUIZ STINGA STUDIO de acuerdo con el Reglamento General de Protección de Datos, con el fin de suscribirse a nuestra newsletter. La base jurídica para este tratamiento reside en su consentimiento. Los datos se mantendrán hasta que nos haga llegar su voluntad de darse de baja en cualquier momento. Le recordamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión de sus datos, así como otros derechos y ampliar esta información en nuestra Política de Privacidad.

ebook gratuito

¿Cómo enamorar con la comunicación de tu marca?

Acepto expresamente que apuntándome y enviando mi email,  los datos personales facilitados pasarán a formar parte de un tratamiento de datos del que es responsable RUIZ STINGA STUDIO de acuerdo con el Reglamento General de Protección de Datos, con el fin de suscribirse a nuestra newsletter. La base jurídica para este tratamiento reside en su consentimiento. Los datos se mantendrán hasta que nos haga llegar su voluntad de darse de baja en cualquier momento. Le recordamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión de sus datos, así como otros derechos y ampliar esta información en nuestra Política de Privacidad.

03. Aprende de los errores

Equivocarse es parte del camino de diseño y es importante saber integrar los errores a las iteraciones del prototipo, para que evolucione. De hecho, podríamos decir que no existen los errores sino las iteraciones y que todo hace que el proyecto evolucione. Como dice Marta Recasens en esta entrevista que te comparto, “sé que tengo el buen producto por la cantidad de productos descartados que sé que no funcionan”. Digamos que en diseño lo que vale es siempre ir hacia adelante, buscando solucionar. No se trata de éxito o fracaso sino de dar respuestas a problemas.

04. Mide y reformula

La última fase del proceso va de saber evaluar si has logrado los objetivos o no. Para ello es fundamental saber definir los objetivos que persigues, que deben ser concretos, medibles y acotados. Los objetivos son los que hacen que el proyecto evolucione y los que nos ayudan a mejorarlo.

Como el proceso de diseño consta de avanzar y retroceder, reformular y repensar el cómo hacemos algo o si ese cómo es mejorable, forma parte del proceso por el cual mejoramos los diseños y los proyectos.

Si lo observas, los nuevos productos Apple se mejoran sobre los anteriores y solo pocas veces se crean disruptivamente desde cero. Eso es lo que necesitas hacer con tu proyecto, evolucionarlo para que no quede antiguo pero no volver a inventar la rueda cada vez.

 

Integrar el pensamiento de diseño a tus procesos de negocio ayuda en diferentes aspectos. Por un lado, puedes proponer nuevos productos y servicios, que estén más orientados al cliente y a sus necesidades. Por otro lado, puedes definir mensajes de comunicación más a medida y más asertivos, en consonancia con lo que tu cliente necesita escuchar de tu solución. El Método Thinking te permite dar pasos asertivos y medibles, de manera que tu proyecto está constantemente evolucionando en función de las respuestas que recibe de sus usuarios. Esta es la esencia de los negocios de éxito porque son los que resuelven problemas.

Carina Stinga

Estrategia & Comunicación visual

Profesora UOC | Mentora BCN Activa

Ayudo a empresas, organizaciones y profesionales a tener una identidad visual adecuada que fomente una comunicación acertada y permita enamorar a su público.

Comunica para visibilizar tu proyecto

NUESTRO PORTAFOLIO

EBOOK GRATUITO

¿Cómo enamorar con la comunicación de tu marca?

Te explico las claves para enamorar con la comunicación de tu marca porque, en última instancia, será tu marca (y no tu servicio o producto) la que marque la diferencia.

Privacidad-check

Gracias por tu interés, revisa tu correo porque tu regalo te está esperando.

Pin It on Pinterest

Share This